"Somos fabricantes mayoristas de ropa femenina"

corazón


Éste es el Segundo de cinco pasos para lograr la desintoxicación integral y comenzar a vivir una vida extraordinaria

Introducción desintoxicación emocional

 

El ser humano de entre todos los seres vivos es el único ser tripartita, es decir tenemos Espíritu, alma y cuerpo. En el alma están nuestras emociones, lo que coloquial-mente llamamos el corazón, y de la abundancia del corazón habla la boca.

 

 

A lo largo de nuestra vida experimentamos emociones, positivas o negativas, sean cual sean estas, van dando forma a nuestra personalidad y carácter. Si tu alma está mal, tus emociones reaccionarán con intolerancia, ira, orgullo, soberbia, violencia, etc. Es decir, controlas tus emociones o ellas te controlan a ti.

 

 

Una persona intoxicada emocionalmente reacciona con amargura, se queja de todo, se siente rechazada y ataca a todos, piensa que todos son convenencieros e hipócritas, se queja, critica y todo lo ve mal, nunca le das gusto hagas lo que hagas. Su energía es negativa y cuando llega a un lugar cambia el ambiente a negativo, tipo “ya llego mi papa… ¡corran a esconderse! Los demás los toleran, los aguantan, pero preferirían evitarlos. Tienen una habilidad para sacar lo peor de ti o hacerte sentir una cucaracha, tu paciencia se pone a prueba con ellos, porque casi siempre están enojados o con cara de chupa limón. Eso es porque han sido heridas, dañadas, fracturadas por personas en quienes confiaron y les fallaron. Provocando en ellos un dolor profundo que fue transformándose primero en enojo, el enojo se convirtió en rencor, después en odio, luego en amargura hasta que al final, si no se detiene termina en muerte.

 

 

Cada emoción negativa que experimentamos trae consigo un bonus, un extra que es la enfermedad, cuando no procesamos debidamente la emoción, esta nos enferma hasta matarnos, como una bola de nieve que va creciendo cada vez más, hasta que arrasa con todo a su paso. Comenzamos tragándonos la emoción y después hablando veneno. Si yo te preguntara: ¿si todas las palabras que salen de tu boca, te las comieras, te enfermarías o te nutrirías? Piensa en todo lo que hablas durante el día y dime cómo está ahora tu corazón.

 

 

Todos hemos tenido buenas intenciones, pero con el tiempo, a causa de las decepciones, cambiamos nuestras prioridades, y comenzamos a vivir una vida que no es como la que queríamos, nos comenzamos a sentir vacíos emocionalmente, entonces buscamos llenar esos vacíos con tranquilizantes como el cigarro, el alcohol, el sexo, los estupefacientes, la codependencia, entre otros.  

 

 

Perdemos nuestra identidad, olvidamos nuestro propósito de vida, y comenzamos a sobrevivir, como en una jungla de animales salvajes, con expresiones como “o te chingas o te jodes”,” la moral es un árbol que da moras”, “el que no corre vuela”,” el que no tranza no avanza”, “o bien vendido o bien podrido”, “todos son iguales, solo te buscan porque les das algo”, “todos son unos malditos interesados malagradecidos”.

 

 

Viciado y Vicioso, sin respetar nada y a nadie, tratando de evitar el dolor y buscar el placer a como dé lugar, queriendo todo fácil y rápido, acostumbrado a hacer lo que quiera sin que nadie le diga nada, porque sabe todo y no necesita que nadie le diga como, culpando a los demás y a las circunstancias de todo lo malo, usando la astucia, para engañar y pisotear a los demás, para obtener un beneficio propio. Una forma destructiva de vida, aferrados por acumular cosas materiales, porque dice para sí “con dinero baila el perro” y “con dinero todos te quieren” socialmente dirán que somos ricos, pero de qué sirve tener cosas, si no las podemos disfrutar, Tu corazón llega a estar tan dañado que nada te da satisfacción. 

 


Desde la infancia fuimos programados con un software defectuoso, fuimos lastimados por nuestros padres, compañeros de escuela, amigos o circunstancias, que nos hicieron o nos llevaron a hacer cosas terribles que traumaron nuestro corazón y quitaron la inocencia de nuestra vida.  Ahora, no se trata de culpar o de juzgar, todo lo contrario, se trata de encontrar el problema, procesar adecuadamente estas emociones para poder perdonar, sanar y avanzar. 

 

 

El amor verdadero dice “te quiero a ti, te quiero sano, te quiero feliz”. En ocasiones ponemos la mirada hacia fuera, en los demás  y en lo que podemos darles, es decir, nuestra felicidad llega a depender del exterior y no de nuestro interior, y por eso hemos sido decepcionados, dañados y hemos sufrido tanto que creemos que no merecemos ser amados, que no valemos nada a menos que demostremos que podemos dar algo, o que podemos agradarles en algo, pisoteamos nuestra propia integridad, queriendo ser monedita de oro para todos, y eso no funciona, tú no puedes dar algo que no tienes, primero debes tener amor por ti antes que amar a otros.  Eso no se trata de ser egoísta, sino de tener una sanidad interior suficiente como para amarte tal como eres, y creer que Dios te hizo único y especial, que te dio dones y talentos que puedes desarrollar y perfeccionar y con ellos ahora si ser mejor ser humano, digno hijo de un rey, el rey de reyes.

 

 

 

1.    La sanidad interior, por tanto, comienza admitiendo que tenemos un problema, que no tenemos el control de nuestra vida. Aunque deseamos hacer lo bueno terminamos haciendo lo malo una y otra vez, pero no se trata de condenarte por fallar, sino de hacer las cosas de forma diferente y mejor.

 

 

2.    Todos hemos pasado por una herida, un complejo o un mal hábito, y eso nos ha marcado y ha hecho que nuestra vida se vuelva complicada, pero si quieres ser libre de una vez y para siempre necesitas resolver las amarguras del pasado, no es enterrarlo y olvidarlo, tampoco es vivir en el pasado, ambas opciones te destruirán, necesitas aprender de él, ofrecer perdón, hacer enmiendas y luego soltarlo, solo entonces podrás ser libre, se dice fácil pero hay daños emocionales muy profundos que requieren un proceso de duelo y sanación y algunos más con ayuda profesional o de consejería especial, pero es posible, de verdad que si es posible sanar.

 

 

3.    Deja a un lado esa mascara de “todo esta bien” de sonrisas falsas, de justificaciones absurdas, atrévete a hablar y sacar eso que te está matando. El sufrimiento puede empujarte a actuar, pero no necesariamente tiene que estar presente, puede ser evitado y superado, dejando de negar que te duele, quitando esa angustia que recorre tu cuerpo hasta secar tus huesos. Enfréntalo de una vez y para siempre, deja de jugar a ser Dios y decir que todo lo tienes bajo control, comienza a admitir que eres incapaz de solucionarlo, porque si pudieras, ya lo habrías hecho y no es así, deja tu orgullo, resentimiento o esa soledad que no solo te destruye a ti sino a los seres que amas.

 

 

4.    Existe un ser superior que puede ayudarte, si pudo conmigo podrá también contigo, hay esperanza y es posible sanar y ser restaurados de forma completa, la respuesta a tus plegarias se llama Jesucristo, búscalo, habla con El, esta dispuesto a escucharte si te acercas con sinceridad. busca  personas que puedan escucharte con empatía y madurez, es decir, si quieres invertir en la bolsa de valores no buscas a tu compadre el albañil para que te aconseje, o ¿sí? búscalo cuando quieras construir una casa,  igual en una cuestión de sanidad interior no vayas por la vida contando tus penas a tu comadre, amigo o red social, busca a alguien que de verdad pueda ayudarte, alguien que ya paso por donde tu estas estancado, alguien que haya logrado avanzar en las áreas donde tú quieres mejorar, hay grupos de ayuda que pueden ser de mucha utilidad o busca una iglesia cristiana y pregunta por personas autorizadas de dar consejería y pide ayuda, lo harán de buena gana y sin cobrarte nada.

 

  

En samva confecciones te ayudamos y te damos herramientas prácticas para que te des cuenta, pero necesitas mas que eso para hacer un cambio profundo y duradero, comienza ahora, actúa ya, la vida es demasiado corta como para desperdiciarla con emociones toxicas que dañan a todos, incluyendo y sobre todo a ti.

 

Mejor Vive intensamente una ¡VIDA EXTRAORDINARIA! 

 

 

Comentarios: 0

Espíritu

Mente

Cuerpo

Finanzas