"Somos fabricantes mayoristas de ropa femenina"

Vida Extraordinaria


Espíritu

Corazón

Mente

Cuerpo

Finanzas



Introducción general para lograr una desintoxicación integral

Alguna vez te has preguntado ¿por qué a pesar de que te esfuerzas tanto, tu vida sigue siendo tan difícil? Si fulanito se porta mal, y parece que nada le importa y ¡aun así le va bien! ¿Acaso la vida es una perra injusta que juega y se burla con todo mundo?

 

 

A lo largo de mi vida he aprendido que a la vida tienes que aprender a tomarla por los cuernos y tu mismo tienes el poder de controlarla, solo que nadie nos ha enseñado como hacerlo, y aunque lo intenten nadie experimenta en cabeza ajena. ¡Recuerdas cuando tu mamá te decía “deja de tragar tantas tiznaderas en la calle!  mejor llévate una manzana es más sano!” Y le contestabas indignado “hay mamá ni que fuera burro” eso y tantos ejemplos más complejos que poco a poco se fueron convirtiendo en un estilo de vida, y no reaccionamos hasta que en una sala de hospital te dan un diagnóstico desgarrador.

 

 

Alguna vez haz escuchado a alguien decir “trabaje como burro toda mi vida para darle a mi familia lo mejor, y ahora mis hijos han crecido, se han ido y yo solo y enfermo, pero tal vez vengan a visitarme en mi cumpleaños o, tal vez en navidad” y los hijos dirán ni siquiera sé si lo conozco, nunca estuvo con nosotros, mis maestros nunca lo conocieron y ahora quiere ser mi amigo, ¡por favor!


 

 

 

Te ha pasado alguna vez que vas a una fiesta y sientes como que no encajas, como que hablan o crees que se ríen de ti, y de pronto comienzas a pelear con el mesero o con tu pareja o cualquier chivo que te la pague y después cuando ya la embarraste toda, dices ¡ups! ¡Otra vez lo volví a hacer!

 

 

Recuerdas esa vez en la que tenías tantas deudas que no podías ni dormir y por más cuentas y cuentas que hacías nomás no había forma de encontrarle las mangas al chaleco, al punto que llegabas a pensar que tu vida era un asco

 

 

Alguna vez estuviste en una encrucijada de problemas irresolubles, uno tras otro al punto de llegar a maldecir tu vida, mirar al cielo y decir “si de verdad existes, ayúdame” pero solo escuchaste un profundo silencio y el horizonte solo se tornó más obscuro de lo normal, caíste de rodillas derrotado, diciendo ¡no puedo más!

 

 

Eso es tocar fondo y créeme es más común de lo que crees, personas que en apariencia son perfectas están en medio de un huracán, pidiendo ayuda a ¡gritos! Pero sin hablar, perdidos en un laberinto lleno de monstruos, amenazas y frustraciones.

 

 

Todos hemos pasado alguna vez por alguna situación así y anhelamos desesperadamente la mano de alguien que nos ofrezca un poco de aliento. Aunque es verdad, no lo reconocemos.

 

 

La vida no se trata de alcanzar el éxito, porque al final, ¿qué es el éxito? Te aseguro que cada persona lo definirá siempre desde su punto de vista, él cual puede ser muy diferente una de otra. Nos aferramos a una forma de pensar y actuamos en consecuencia, sin ver como eso afecta a nuestra persona y a los demás, porque creemos que estamos en lo correcto. Le ponemos fundamento a nuestro argumento, cegados en nuestra locura. 

 

 

En realidad, la vida para que funcione, necesita estar equilibrada, y la prueba de que tienes equilibrio, es que te ¡sientes feliz! Te sientes satisfecho y tranquilo. No se trata de tener fama, fortuna y poder, se trata de vivir feliz, hay personas que han logrado alguna de estas o todas, pero su vida es tan miserable que gritan con desesperación, por un poco de ayuda, aunque tú no lo creas. Tampoco se trata de vivir en las montañas meditando en completa paz, porque entonces ¿dónde está tu humanidad y tu compasión por los menos favorecidos? O de vivir al día de forma comodina, sin aspiraciones, con lo que Dios te de hoy es suficiente, porque entonces en realidad estás ofendiendo a Dios, crees que tú creador hizo un ser tan perfecto en funcionalidad que ninguna tecnología ha podido ni podrá igualar tu capacidad cerebral, toda esa perfecta creación desperdiciada, tirada panza pa’riba en un cómodo sofá, viendo el maratón especial de nosotros los webones.

 

 

Tampoco se trata de acumular riquezas a manos llenas y luego repartirla entre los pobres, porque, no se si alguna vez tuviste un arranque de generosidad y le diste el billete más grande a un mendigo que te dijo “me da pa’ un taco” y después te diste cuenta que lo uso para comprar droga. Puedes darle a alguien una cobija y evitar que muera en una noche helada, puedes darle agua a una comunidad afectada por los fenómenos naturales, algunos lo hacen para aliviar su conciencia, otros peor, para no pagar impuestos, pero al fin ayudan, ahora si tú le das a una persona cuando te pide por sobrevivencia y le das, luego te pedirá por conveniencia, porque resultó buen negocio esto de pedir, no digo que dejes de dar, porque si no das y juzgas, solo te condenas a ti mismo. El punto aquí es como puedes tú hacer el cambio, ¡ayudar de verdad! Confucio dice: no le des un pescado, enséñale a pescar. Pero ¿cómo puedo yo hacer esto?

 


 

 

 

Es por eso que en samva confecciones creemos firmemente que nuestra función principal como seres humanos es ayudar a que cada persona encuentre una salida, no solo en cuestión financiera o espiritual, sino en todas las áreas de la vida humana, ser ese faro que diga “es por aquí, ¡mira que si es posible salir! Ven yo te ayudo” No se trata de religión, ni de banderas políticas o filosóficas, se trata de humanidad. todos podemos cambiar y todos podemos ayudar. En la playa, una niña recogía estrellas de mar y las lanzaba mar adentro para evitar que murieran, un hombre le dice “es inútil nunca lograrás meterlas a todas, son demasiadas, deja de perder el tiempo” ella le contesta “no sé si las podré meter a todas, lo que si se, es que esta, hoy vivirá” y la lanza al mar.

 

Todos podemos cambiar y todos podemos ayudar.

 

  

Creemos que el ser humano tiene cuatro dimensiones: cuerpo, mente, corazón y espíritu, creemos que debe establecerse un equilibrio integral entre estas 4 dimensiones, de una manera profunda, desarrollando no una personalidad con soluciones superficiales, sino un carácter basado en la integridad, regresando a las bases, a la esencia, es decir para arreglar un producto tienes que ir con el creador del mismo, y en lo personal creo que solo existe un creador del ser humano, y solo en El encontramos nuestra identidad, nuestro destino y la solución profunda a todas las cuestiones de la vida.

 

 

Ahí comienza todo, no se trata de estar muy motivado o tener mucha fuerza de voluntad, es más que eso, se trata de un re ingeniería mental, que nos lleva a tener nuevas percepciones de la vida para así crear nuevas actitudes y nuevos hábitos que nos lleven al destino deseado.

 

 

Te invitamos a unirte a esta campaña de transformación integral para crear mejores seres humanos comprometidos con la verdad y enfocados en la solución.

  

 

Este es el esquema fundamental en el cual creo que toda persona debe prestar atención (pero al decir prestar atención significa, atender cada una de estas áreas, de forma consciente y esforzada, para producir una mejora en cada una de ellas):

Como puedes ver es un esquema completo, que abarca todas las áreas de nuestra vida. Todas son importantes y es necesario atenderlas para producir resultados diferentes y mejores en cada una, todos tenemos fuerza de voluntad porque de lo contrario no te levantarías por las mañanas, pero no se trata solo de fuerza de voluntad, porque muchas veces haz intentado: bajar de peso, ser mejor esposo(a), mejor padre, leer un libro, ir al gimnasio, un montón de propósitos que terminan en buenas intenciones, ¿por qué?

 

Debido a una falta de compromiso integral, una serie de hábitos destructivos que nos ofrecen gratificación instantánea, aunque perjudicial. Te has dado cuenta como preferimos tomarnos un refresco y unas frituras, porque saben bien y nos dan un levantón de energía, ¿pese a que sabemos el gran daño que esto provoca en nuestro organismo, la gran cantidad de azúcar refinada que trae el refresco y la cantidad de grasas saturadas y venenosas de las frituras? Pero aun así lo disfrutamos y lo buscamos, y eso es porque estamos programados para lo fácil, rápida y delicioso, sin importar las consecuencias. Vivimos una vida sin conciencia plena de nuestra realidad. Pero como estamos en completo desequilibrio integral nos da igual, queremos aliviar situaciones complejas de toda una vida de malas decisiones con un remedio superficial, queremos curar el cáncer tomando una aspirina, queremos que nuestros hijos dejen de ser rebeldes con solo darles un regaño o un consejo, cuando nunca les ofrecimos el afecto y la atención que querían cuando nos necesitaban, queremos arreglar nuestra situación financiera de compras compulsivas y de un estilo de vida aparente y superior a nuestra capacidad real, con un aumento de ingresos, Algunos quieren remediar su situación integrándose a una corriente religiosa y aquietan sus temores, pero no hacen un cambio profundo, están bien con Dios y sus semejantes, pero su salud o sus finanzas están peor, o tienen un cuerpo físico perfecto y un cuerpo emocional que apesta.

 

 

Tendemos a enfocarnos en lo que nos parece importante, pero descuidamos el resto y nada cambiará de forma permanente hasta que profundicemos al cimiento de la verdad. Se necesita algo más que buenos deseos.

 

 

 

 A un barco le fijas las coordenadas para que te lleve a un destino y si en el camino decides tomar el timón para dirigirte a otro destino, te cansarás de jalar el timón porque se resiste,  al final lo sueltas, y el timón vuelve a su ruta para llevarte al destino programado en piloto automático, así somos nosotros, primero creamos hábitos y después ellos nos controlan a nosotros en piloto automático y si intentas algo diferente, encontrarás resistencia, hasta que desistas en el intento. Lo que resistes persiste. En tu vida todo está regido por hábitos, buenos o malos, el problema es que no queremos cambiar, porque nos incomoda y nos asustan los cambios, hasta que el dolor es más fuerte que la comodidad nos movemos, pero las consecuencias son más grandes, las soluciones más costosas y el resultado a veces nos dice que nuestra vida nunca más volverá a ser igual. 


 

Ahora, ¿qué podemos hacer para prevenir, para anticiparnos o corregir antes que sea demasiado tarde?

 

PRIMERO:  tenemos que entender que necesitamos ayuda, que no estamos solos y que pase lo que pase mientras no pierdas la fe y la esperanza nada está perdido. Todo comienza por reconocer que Dios te ama, ¿cuánto te ama? Solo mira la Cruz y verás que tan grande es su amor por ti. Reconcíliate con El, búscalo de verdad, con tu corazón y en la intimidad, sin miedo a la condena, sino como un hijo perdido que vuelve a los brazos de su padre.

 

 

SEGUNDO:  busca personas que te ayuden, con quien puedas compartir tus experiencias y tus inquietudes, es sumamente terapéutico compartir con otra persona de forma correcta tus inquietudes, en el post de desintoxicación emocional te enseñamos como hacerlo.

 

 

TERCERO: determina qué cosas necesitas cambiar, toma la decisión y comprométete a actuar, recuerda que no puedes eliminar ningún hábito, solo puedes sustituirlo por otro, re-enfocando tu atención.  Compromete contigo mismo cada día a dar atención y mejora constante a cada una de las áreas más importantes. aquí en samva confecciones te ayudaremos con herramientas prácticas paso a paso e ideas interesantes, visita nuestro canal de youtube y conoce toda la campaña de desintoxicación integral en vídeo con la cual puedes ayudarte para lograrlo, pero al final eres tú quien tiene la decisión de actuar, así que ¡hazlo ahora mismo! Todo gran maratón se logra dando un pequeño paso hacia adelante, y luego otro y otro hasta terminar, sin desistir.

 

 

 Así que ¡Es momento de comenzar a vivir una vida extraordinaria!

 

 

¡Es momento de comenzar a correr!

 

 


Comentarios: 0

Espíritu

Corazón

Mente

Cuerpo

Finanzas